martes, 21 de octubre de 2014

¿Por qué no van a bajar los precios del petróleo?

La guerra energética por mantener la hegemonía del petrodólar está en pleno desarrollo mientras los profetas del desastre rellenan ríos de tinta sobre "el caos" que se nos viene.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Al escupir su odio y profetizar "tuvimos la posibilidad" de ser y no fuimos por estar conducidos por una cuerda de pobres, el bombardeo informativo replica el modelo profético de Reinaldo Dos Santos de mañana, pasado, no traspasado, se acerca el caos y ahí sí el gobierno de Maduro caerá, La Salida es ahora, es ya.  
Los especialistas se convierten en simples polvos mágicos que legitiman la profecía del desastre y la falsimedia se regodea con que Venezuela "no podrá ni tendrá" el poder de reunir a la OPEP para revertir la coyuntura desfavorable. En el escenario de los deseos frustados es que se construyen una profecía que no replica lo que verdaderamente está pasando en el mercado petrolero para disciplinar el eje multipolar y golpear en sus finanzas. Realidad mucho más gris donde transnacionales energéticas tienen todas las de perder y las profecías del desastre y el apocalipsis son su instrumento.

¿Qué ocurre?

En los últimos años, los precios del barril del petróleo han tenido un alza constante hasta moverse entre los 125 y 90 dólares, pero en este momento eso supuestamente se ha revertido para siempre y el "progreso" se escapa de entre las manos como la arena de La Guaira.
Sin embargo, la visión del experto petrolero Carlos Mendoza Potellá es muy diferente a lo que dicen que está sucediendo:
  • Según él: "Hay una confluencia de factores. Los países desarrollados están cambiando su rango tecnológico y las economías basadas en la energía están disminuyendo su consumo, en especial Europa occidental, Estados Unidos, Cánada, Australia y Japón. Ellos están en camino hacia una era tecnológica basada en la microelectrónica y las tecnologías de la información, que son mucho menos intensivas en el uso de la energía, una tendencia que tiene bastantes años. Los que están alimentando la demanda son básicamente los países de los Brics: China, la India, Brasil, Sudáfrica, entre otros".
     
  • "Esto es por el tema de la demanda, que se ha mantenido estable e incluso por debajo de la oferta durante los últimos tres o cuatro años, pero no se había manifestado en los precios porque esa diferencia no era muy grande y se estaban acumulando inventarios en China, por ejemplo. Ahora se ha dado un repunte de la oferta, que comenzó en 2011 con la entrada de los esquistos norteamericanos, y pasa a Washington de estar en el foso del petróleo con 6 u 8 millones de barriles diarios a los 10 millones, lo que es un aporte importante para el mercado que se hace bajo el pretexto de la seguridad energética con una producción muy costosa que se realiza por los altos precios".
     
  • "Por otro lado, con la guerra en Libia se había destruido la capacidad productora de este país para llevarla hasta los 150 mil barriles diarios, pero ahora ha aumentado su cuota a los 800 mil, aún con el conflicto en marcha. Esto se ha sumado al mercado porque Arabia Saudita había sustituido la cuota libia para que no se produjera un desbalance, y ahora que Libia vuelve al mercado, Riad no ha disminuido la cantidad de barriles con los que la sustituyó. Es por esto que hay un petróleo sobrante en el mercado".
     
  • "Todo eso añadido a que el riesgo geopolítico, que era una prima que determinaba un alto porcentaje del precio, ha disminuido porque hay un gigantesco conflicto en Medio Oriente y todos están de acuerdo en que no va a afectar el suministro de petróleo. El problema ruso-ucraniano tampoco ha afectado el suministro de gas a Europa. Estas circunstancias se están poniendo en evidencia y se están dando como elementos que tienden a la baja del precio".
     
  • "La financiarización había mantenido los precios altos especulativos, pero dentro de Estados Unidos se ha puesto una regularización que ha obligado a los fondos especulativos de Goldman Sanchs, Merryl Lynch, entre otros, a retirarse y transferir sus posiciones a otras compañías. Entonces se da una serie de elementos para una tormenta perfecta que está haciendo caer los precios. Pero esta tendencia no puede ser permanente porque los petróleos que van a sustituir a los convencionales que se están agotando en Estados Unidos, el mar del Norte, Maracaibo y el norte de Monagas, por ejemplo, son las arenas de Canada, la Faja del Orinoco, las aguas profundas de Angola, y Brasil, todas producciones muy costosas".

¿Por qué el "desastre" no va a llegar?

Para el geólogo petrolero Carlos Cerón, lo que existe en este momento es una fluctuación del precio por una evidente manipulación del mercado por parte de las petroleras occidentales
En cambio, para el geólogo petrolero Carlos Cerón, lo que existe en este momento es una fluctuación del precio por una evidente manipulación del mercado por parte de las petroleras occidentales, que se asemeja en gran medida a lo que hicieron con el precio del cobre en los 70 para golpear las finanzas de la Chile socialista de Salvador Allende, cuando después del golpe de Estado su valor volvió al valor en el que se movía durante esos años.
Ante esto, Cerón remarca:
  • "Esta fluctuación responde a jugadas políticas, no tanto de Arabia Saudita, sino por los grandes dueños de las petroleras occidentales que controlan el gobierno norteamericano y por ende su política energética e internacional, lo que impacta a sus países subyugados, como es el caso de Riad, a la que le dicen 'haga esta jugada y esta otra'. Pero la realidad es la economía, esos precios no se van afectar".
     
  • "Las petroleras occidentales están buscando tender hacia una baja el precio del petróleo, pero no va a resultar y se va a volver en el corto tiempo cuando vuelvan a estabilizarse como dos meses atrás. Pretenden quitarle importancia a las políticas energéticas de rusos, chinos, iraníes y libios porque se están integrando a través de oleoductos y gaseoductos para abastecerse y tener la seguridad energética de que contarán con clientes y proveedores fijos. Los acuerdos de Irán, China y Rusia son planes de gas y petróleo a largo plazo. En el caso de China y Rusia, esto es a 25 años".
     
  • "Es una garantía de que tendrán sus energéticos en el mercado y hay que ver la integración de los nuevos espacios geográficos, estratégicos y energéticos donde están Siria, Irak, Libia, El Líbano, Rusia y China. También entre lo que pretenden las petroleras se encuentra el mensaje hacia Venezuela de que su petróleo no vale, y su proyecto se va a caer porque no va a tener dinero para sostenerlo. Esa es otra jugada de carambola hacia nuestros países".
     
  • "Pese a lo que se dice, el petróleo está para largo tiempo con sobredemanda. Se necesita mucho más de lo que se está ofertando y los que están más en déficit son los norteamericanos y los europeos. La matriz energética mundial está en el petróleo y para pasar se necesitaría cambiar un resto de cosas. Esto significa tiempos y costos; no desconectas un tubo de petróleo y le pones uno de gas, y todo sigue así como así. Se deben modificar los sistemas en grandes escalas, a grades costos y con largo tiempo, todos enemigos de la ganancia a bajos precios, el modelo imperante en el capitalismo".

No tienen con qué pero…

Sin embargo, la manipulación política del mercado no puede permanecer eternamente por los siguientes motivos que subraya Mendoza Potellá:
  • "Los que están más interesados en que no caigan los precios son los productores de esquistos norteamericanos porque es muy costoso. Algunos pueden soportarlos porque sus costos están en 30 dólares, pero hay otros que los tienen encima de 80, y no pueden sostener mucho tiempo producir a pérdida, pese a que podrían hacerlo por razones estratégicas durante un período determinado. De todas maneras, no se puede predecir si esta tendencia va a durar semanas, meses o unos años, pero sí que no va a tardar en el largo plazo porque el promedio de los costos en Estados Unidos es de 70 dólares, por lo que no pueden estar produciendo por mucho tiempo cerca de esta cota".
Pese a esto, es difícil de aplicar una medida de este tipo sin implotar la producción del principal energético que le daría "independencia energética" a Estados Unidos, su reconocido gas de esquisto, lo que le quita poder de fuego para proyección de poder.
Sin embargo, en esta disputa subyace una pelea central por la hegemonía monetaria del futuro, quees analizada así por el periodista Pepe Escobar:
  • "El presidente ruso Vladimir Putin y el chino Xi Jiping están asustando al 'Imperio del Caos'. No es de extrañar; su prioridad número uno es hacer mella en la hegemonía del dólar estadounidense y especialmente el petrodólar en el sistema financiero global".
     
  • El periodista, además, remarca que el yuan comienza a cotizar en bolsa y se aceleran acuerdos en sus mismas monedas, que las potenciarán como puede suceder si Moscú acepta el pago en yuanes del acuerdo del gas con Beijing por 400 mil millones de dólares.
     
  • "¿La Casa del Saud despliega el petrodólar como un arma? Arabia Saudita cree que puede volcar un tsunami de petróleo en el mercado y respaldarlo con un tsunami discursivo  –creando la ilusión de que los saudíes controlan los precios del petróleo. Ellos no lo hacen. Esta estrategia va a fracasar, Beijing está mostrando el camino de salida; el comercio en otras monedas estabiliza los precios. Los únicos perdedores, al final, serán los que se adhieren a comerciar en dólares estadounidenses".
     
  • En este panorama es que Estados Unidos pretende patear la mesa global para evitar que emerja una canasta de divisas, quede atrás la hegemonía de su petrodólar y su crisis siga financiándose con el rentista endeudamiento de sus bonos del tesoro, respaldados únicamente por tener el monopolio del comercio mundial con el dólar.
Sin embargo, en este contexto, actores como Arabia Saudita también buscan intervenir para no quedar arrastrados al foso y pelear por una porción del mercado asiático, ya reservado en gran medida para Teherán y Moscú.
Un escenario tan lejos de Reinaldo Dos Santos, como los fantasmas del progreso de Capriles y los gritos de euforia de los profetas del desastre, que esconden en el racismo "academicista" de "nos perdimos nuestro momento en el mundo" su profundo desprecio de clase.
Bruno Sgarzini 
 Mision Verdad.