jueves, 23 de octubre de 2014

Cisma de la estructura social venezolana o como un espermatozoide hurga en el óvulo y nacen nuevas razas. Estudio Antropológico y Sociológico de la Nueva Raza Venezolana (23/05/2004)


Cátedra del Antropólogo Scientorum,(Dr., master, promaster, phd, windows, Kinder Garden) Luis José Pérez García, egresado de la Universidad de Oxford, mención Antropometría Sociológica de Casus Rarus Fauna Animalae. 



INTRODUCCIÓN:


A partir del año 89 (Caracasus Eventus), cuando a este pueblo le dio por convertirse en protagonista, el desarrollo antropológico del venezolano sufrió uno de los cambios más vertiginosos que raza alguna en el mundo pudiera enfrentar. 

Ergo, y a pesar de los esfuerzos psicomediáticos que elaboraron en prestigiosos laboratorios de Iowa (Áiogua) y Washington (Guáchinton), la beautiful people (biútiful pípol) ha determinado que estos cambios antropomórficosociales se han convertido en un virus nigruzambusmulatus con consecuencias irreversibles y para nada relacionados con la rotación natural del planeta o alguna consecuencia del creciente hueco en la capa de ozono.

El primer Homo Chavis del que se tenga conocimiento, nace un 4 de febrero de 1992, quien posteriormente provocará el primer cisma social que le dará nacimiento al primer Homo Escuálidus ocho o nueve años después, provocado por aquella famosa frase “Vamos a freír a los Homo Adecus en aceite”. Lo extraño de este virus con olor a fritanga, es como se empieza a inocular vía efectos visuales e impresos a otras razas como la Homo Copeyanus, la Homo Chiriperus y Homo Idenifinidus con efectos negativos que terminarían fusionándolas en la multisápida Homo Coordinadorae, recientemente puesta en observación ante el problema grave de extinción que hoy sufre.

Por otro lado, el virus Homo Chavis no ocasionaría mutaciones antropológicas tan graves como las degeneraciones del Homo Escuálidus. Surgen entonces el Homo Arrechus de fuerte tendencia guerrera, el Homo Intelectus con influencia castrocomunista e inclinación al debate sin resultados inmediatos y, después del 11 de abril de 2002, el Homo Positivus que, también se debate... pero entre Caurimare y Petare.



DIVISIONES DEL HOMO CORDINADORAE


Homo Escuálidus Ad Nauseam Popularae: 


Esta especie en peligro de extinción, de escasos recursos y poco común en los sectores más populares, heredaron de sus ancestros una orden genética inserta en su cadena del ADN (Ácido Desoxirribonucleico), aquello de “Adeco es Adeco hasta que se muera”. 

De orígenes raciales inciertos, su única virtud es creer a ciencia cierta que con CAP vivíamos mejor, a pesar de tener casi cincuenta años habitando en los cerros. 

Generalmente busca peo cuando liba cervezas al frente de una licorería, pero no pasa de ser un hablador de paja que se nutre del pasado y del salario de obrero en una empresa privada, cuando lo tiene.

Homo Escuálidus Ad Nauseam Massmediae que de Acae:

Especie que vivió tiempos de oro en el reinado de CAP I, pero que no fue previsiva con los efectos del FMI y entró en barrena con aquel famoso viernes negro. Tiene en un lugar privilegiado de la sala, una foto de su visita a Disneylandia. De carácter furibundo y agresivo, se le revuelven las tripas y las hormonas cerebrales con las cadenas del Homo Chavis y entra en éxtasis de violencia esgrimiendo los restos de una Rena Ware (Rina Guer) que los lleva a culminar cerrando el distribuidor Altamira o a una marcha convocada por Globovision. Recientemente cambió de ambiente en sus hábitos de pastoreo con el plan Guarimba y, de manera suicida, cerró su territorio causando terribles destrozos a su habitad.

De origen europeo con rasgos infectos de mezclas imperfectas, suelen vestirse de negro y todavía están pagando por cuotas la adquisición de una Beretta 9 milímetros, la colocación de alambradas electrificadas, los cursos de supervivencia estratégica contra monos y otras razas despreciables, chirri para la cagueta, uniformes de camuflaje made in USA, banderas de 6x3 con barras luminosas y estrellas refulgentes, máscaras antigas y lentes oscuros pa’ que no sepan pa’ donde están mirando.

No pierdan el tiempo tratando de conversar con ellos temas que no se relacionen con el Homo Chavis. Todo, absolutamente todo, desde la luna llena hasta la pobre garúa de una lluvia rara de abril o desde el vaso de leche que se cuajó hasta el dolor de cabeza de un ratón de güisqui nacional, es culpa del Homo Chavis... Imposible entrar en otro tema y si insistes, serás blanco de su agresividad por chavista.

Esta especie ha sufrido deserciones masivas y nos lleva a pensar que exista una transmutación favorable a comportamientos menos agresivos.

Homo Escuálidus Ad Hoc (Homo Camaleonae): 

Este es el vivo pendejo de los Homo Escuálidus. Se mueve según vea hacia donde sopla el viento. Si hay referendo o no hay referendo, si hay reparo o no hay reparo, aún cuando comparte la aversión por el Homo Chavis que todos sienten en la Homo Coordinadorae, solo le preocupa la imagen que lo llevaría a una alcaldía o una gobernación. Generalmente ocupa cargos de liderazgo y asume el color que más le convenga o donde la bolsa tenga más de treinta monedas de plata. Pasa de la agresiva Guarimba al tono más negociante y democrático con una facilidad pasmosa y jamás, ¡Never in the Life! (never in di laif), aceptará ningún tipo de reglamento que pueda ser violado por él en el futuro... Esto es vital en su comportamiento, porque nunca respetó ninguna regla y no va a ser el Homo Chavis quien le cambie su forma de parecer.

De origen mixto, puede convertirse en caucásico, labios gruesos sensuales y pelo rizado a negro nigeriano con nariz aguileña de pelo lacio color sol, siempre y cuando las circunstancias le favorezcan en las encuestas. El Homo Chavis le ha reducido su espacio de operaciones y lleva cinco años renegando de su bastardo origen para preservar su casta, aún cuando esto le ha reducido a cero punto cero cinco por ciento la posibilidad de perpetuarse... Es de un jalabolismo increíble...

Homo Escuálidus Manu Militari:

Esta especie es torpe, de actitudes fascistas, boca suelta y, curiosamente, con inclinaciones a huir de situaciones extremas a pesar de manifestarse como un Rambo que puede ocuparse de fantásticos sueños bélicos. Su vida ha ido de curso en curso, de estrella en estrella, obedeciendo a la casta Homo Escuálidos Ad Hoc, traicionando a sus similares y lamentando la aparición del Homo Chavis que acabó con su tranquilidad militar.

Su último espacio de operaciones fue en la Plaza Altamira. De allí pasó a fincas habitadas por paramilitares, donde su ineptitud termino por diseminarlos en covachas que le sirven para esconder el bastón de mando que traicionaron.

Homo Escuálidus-Chavis In Albis (Ni-Niea):

La población del Homo Escuálidus In Albis ha ido creciendo de manera progresiva. Esta especie no se involucra y opina hacia allá y hacia aquí, sin saber si allá es diferente a aquí y tiene la torpeza de opinar que está de acuerdo con lo de allá, aplicando los conceptos de aquí y viceversa.

Esta es una raza ambigua que sueña con los McDonalds y extraña las empanadas del Palito en Puerto Cabello. Escucha a Alí Primera, mientras saca el último éxito de Guillermo Dávila. Funda una cooperativa y aplica las leyes del mercado neoliberal. No va a ninguna marcha porque teme que le identifiquen con algún bando, mientras por televisión disfruta el meneo de Madera o lo bien que le queda el bluyín que exhibe en la autopista Miss Carabobo. Lee a Marx y no se ruboriza cuando compra la biografía de Cisneros. Arruga la cara cuando le hablan de Chávez y no soporta a la coordinadora... 

Solo quieren vivir en paz en un mundo de diferencias... Si Vis Pacen Para Bellum (Si quieres la paz, prepara la guerra).

Homo Escuálidus Obispus:

Selecto grupo de cuello blanco y capa negra; el zamuro que espera detrás del confesionario. Se alimenta del Apocalipsis y la limosna de los ricos. Rara vez visitan templos con olor a Cristo, de paredes pintadas con cal y olor a pobreza. Firman decretos en tinta sangre, decretos que mutilan los derechos del soberano y opinan que jode cuando nadie los ha llamado... Esconden a pederastas en sus sotanas, mientras acusan al Homo Chavis de violar los derechos humanos... Roban a monjitas y las excomulgan si osan llevar luz a los tribunales... 

No se les conoce descendencia y, créanme, si las hubiere, las desconocieren... 

Homo Escuálidos Oligopolius Comunicacionae (Paracoes Militari):

Son el frente de batalla, la oscuridad en la sombra, la película que rueda diariamente, la raza elegida, el Lobby de Mister Paja, el Irak de comiquitas, el Vietnam en Cinemascope, La Guarimba cerebral, el no va más de la idiotez... Acérrimo enemigo del Homo Chavis, no le perdonan el ignorarlos y calibrarlos en su justa dimensión. 

Conformado por una variada gama de grupos que arrancan desde la tinta común de los pasquines hasta la muy experimentada pantalla internacional (lo de pantalla no se refiere solo al término literal; también practican el pantallerismo), es comandado por cuatro clanes principales: Globorravéllicus, Telegraniélicus, Telecaméricus y, acaso el más poderoso de todos, Telecisnéricus; éste último inoculado de extrañas larvas espectro-cerebrales que lo convierten en una raza de alto riesgo para la raza venezolana.

Si bien es cierto que estos clanes han descendido en la escala del razonamiento humano y que sufre un retroceso cerebral vertiginoso hacia características similares del Homo Sapiens; también es cierto que difieren de ella por el comportamiento agresivo mostrado en el marketing y las actividades que los han llevado a pasar por encima del Homo Escuálidus Ad Hoc, raza ésta que los representaba en el pasado, pero que ha perdido la habilidad de manipular al pueblo.

Muchos confunden a sujetos como Napoleón Bravo, Marta Colomina, Patricia Poleo y demás especimenes dedicados a la mediaticofobia con esta raza; particularmente por su apego casi sexual a quienes la representan. Pero, nada más lejos de la verdad. Los mencionados son sólo mercenarios de la raza Homo Escuálidus Ad Nauseam Massmediae que de Acae, que han trascendido en los medios de información privados por sus prácticas diabólicas y esa lucha pertinaz por mantenerse en la fama de los infaustos.

Los Homo Escuálidos Oligopolius Comunicacionae son fáciles de detectar a pesar de rodearse de murallas y una nube de guardaespaldas. Gustan de los grandes escenarios y no pueden evitar anunciar en cámara el apocalíptico final del Homo Chavis.

Homo Escuálidus Aristocraticus:

Esta raza está en extinción. De buen gusto, sibaritas, de apellido incólume a pesar de sus ancestros gallegos que compraron en tiempos de la colonia los títulos que los acompañan, prefieren áreas tranquilas, con campos de golf y sin Guarimbas... Aparte de algún escándalo que cubriera líneas en las páginas sociales, tratan de no sobresalir y esperan vivir del glamour que irradian, más que del capital que ha mermado su descendencia.




DIVISIONES DEL HOMO CHAVIS


Homo Chavis Ad Nauseam Popularae:


Afortunadamente, esta especie no es muy numerosa. Tienen un sentido peculiar de la patria con ribetes talibánicos. Definen a todo blanco, sea ojos verdes, negros o pardos, como un escuálido en potencia y no conforme con esto, llegan a expresarlo abiertamente sin rubor alguno en la pata e’ la oreja del afectado, sin importar cuan comprometido esté con el proceso.

Generalmente se encuentran en la cuadra que va desde la Plaza de la Revolución a la Esquina Caliente frente a la Plaza Bolívar. 

Estos coños necesitan formación política que les permita abrir el cristalino, pasando por la cornea hasta el nervio óptico, para que les llegue información precisa al cerebro y entiendan que no le hace bien al proceso este tipo de vainas.

Aunque no lo crean, hay blancos que están con la revolución... ¡Y que jode!

Homo Chavis Arrechus Ab Initio Ad Honorem:

Este Homo Chavis es el más común y el más numeroso. Generoso, dicharachero, valiente, patriota a tiempo completo, no teme a la muerte y su pasión por la justicia viene de tiempos remotos, incluso cuando estaba influenciado por desviaciones políticas. Puede caminar 20 kilómetros y terminar bailando con el grupo Madera en la Avenida Bolívar.

Cree en el proceso, cree en la revolución, cree en su líder máximo y pasa por encima de las decepciones y el desencanto que le propinan algunos pseudo-dirigentes que no han opacado en su corazón la dignidad que los mueve... Este Homo Chavis se mueve en todos los estratos sociales y es pilar fundamental en la Contraloría Social. Le sonríe a la adversidad y responde con amor ante las agresiones de los Homo Escuálidus.

Sin embargo, como todo Homo Chavis que cree en la vida, su paciencia tiene un límite y es aquí donde se fundamenta el poder que hizo aparición el 11 de abril de 2002, cuando salió a las calles a retomar el poder que le había arrebatado el golpismo; cosa que, de darse otro golpe de estado, no queremos imaginar que pasará con los sectores de los Homo Escuálidus si ese poder llegara a crecer de manera anárquica... Como apareció escrito en una pared cercana a Plaza Altamira: “Si matan a Chávez, quemamos el este...” 

Los Homo Chavis Arrechus Ab Initio Ad Honorem son la base y el sustento real de esta revolución. Ninguna de las otras razas poseen la conjunción de amor, lucha, esperanza y dignidad que estos poseen.

Homo Chavis Ad Hoc (Homo Camaleonae):

A Este Homo Chavis se le están cerrando las puertas. Son políticos profesionales que arrastró el proceso y que aún tratan de infiltrarse en la asamblea, ministerios, gobernaciones, alcaldías y todo cargo público que maneje fondos. Los Homo Chavis Arrechus saben quienes son y los tienen ploteados.

Gustan de la buena mesa, del carro último modelo y la buena ropa adquirida por métodos oscuros. Son indiscretos, bocones y no pueden ver una cámara de cualquier canal, porque pelan el diente de inmediato para dar una declaración, generalmente estúpida y falta de fundamento.

Esta especie tiene dos opciones: O se regenera y asume una posición honesta con el pueblo o serán extinguidos por sécula seculorum.

Homo Chavis Intelectus (Marxistus Retoricus Adictus):

Esta raza no es que sea dañina, pero se sumerge en diatribas eternas, dialécticas de lo imposible, proyectos cosmográficos, el ser o no ser, la summa apreciación de los imposibles nunca alcanzados y la utopía de los sueños misteriosos de la raza humana que no llegarán porque habla mucha paja y nunca llega a nada concreto... Generalmente tienen la solución a un paso, pero ¡NO!, las vainas no pueden ser tan fáciles y esgrimen cualquier cantidad de proyectos que duermen al más pintao de los mortales... Repito, no es dañina... Pero como jode...

Homo Chavis Manu Militari:

Esta es una de las razas a la que más le costó emerger. De Prusiano a establecer vínculos con el soberano, solo el líder Homo Chavis pudo conjugarla en Pueblo-Fuerza Armada... Es una de las razas más atacadas, incluso más incitadas al soborno y al desconocimiento de la Constitución. Pero, allí está, tratando de crear las bases para un futuro militar que proteja a su pueblo de los embates del imperialismo.

Homo Chavis Massmediae Positivus:

Esta raza surge después del 11 de abril con sentimiento patriótico y buscando constituirse en el motor de esa preciosa anarquía que pobló las calles de Venezuela. 

Entendiendo que su nacimiento estuvo signado por el atropello fascista y un análisis cuantitativo y cualitativo que arrojaba serios indicios de que sí se estaba gestando un proceso de cambios, han tenido severos tropiezos con el carácter popular que respalda a la revolución bolivariana, necesitando más roce con el barro y reconocerse en las necesidades que han afectado a los cordones populares. 

Su origen clasista, por nombre y por acción, los obliga a revisar su trabajo político y concebir de una vez el surgimiento de una dirigencia emergente que puja por priorizar el trabajo en las bases, que a fin de cuentas serán los transformadores hacia un nuevo país.

En esta raza hay de todo. Furibundos chavistas, pueden negarse a la existencia de una revolución cubana y creer en las virtudes del neoliberalismo que se maquille de socialismo ligero. Saben que no hay posibilidad de repetir una revolución similar a la cubana, pero tiemblan cuando Hugo Chávez denuncia al imperialismo. Está en juego su tranquilidad social. 

CONCLUSIÓN

¿Hay posibilidad de reconciliación? Si la hay mientras no deslicen los vicios del pasado y pretendan gozar del mismo poder que ostentaron.

Hay de todo en la Viña del Señor. Sin embargo, por encima de todo, está el respeto que merece la mayoría y tener siempre presente que los excluidos están primero en la pirámide de una nueva sociedad.